MINISTERIO CARCELARIO CRISTO LA UNICA ESPERANZA
MINISTERIO CARCELARIO CRISTO LA UNICA ESPERANZA
Mis enlaces favoritos
Album de fotos
Mis aficiones
MINISTERIO CARCELARIO CRISTO LA UNICA ESPERANZA
Mis aficiones nuevo
Imagen
La Iglesia en la cárcel se llama “Cristo la Única Esperanza”, y estos presos “libres” presentan un caso muy convincente para este enunciado.
Lo hermoso de Olmos es que sólo Dios pudo ser el autor de tal increíble historia.
Después de ver esta Iglesia en acción, sabrás que nada es imposible y que nadie puede hacerlo sino por fé. La gracia de Dios puede aparecer en los lugares más inesperados. Tras las rejas o no, ¡la libertad sólo se encuentra en Jesucristo!

En Agosto de 1951 fue la primer visita registrada de un pastor evangélico a la cárcel de Olmos. Muchos otros continuaron entre 1951 y 1983 pero un genuino avivamiento nunca había ocurrido.

En 1983, ocurrían motines en la cárcel. Las violaciones y los asesinatos en las áreas circundantes a los presos eran casi imposible de controlar. Hasta el final de 1987, la violencia fue abundante en la prisión. Los presidiaros conocidos como “los pitufos” aterrorizaban a otros presos. Durante este período, los presos comparaban la cárcel con un queso, debido a la cantidad de agujeros y la habilidad de los presos de moverse de una celda a la otra. La cárcel a veces estaba en manos de los presos.
El cuarto de cinco pisos de la cárcel de Olmos, era conocido como el piso de los elefantes. Era un centro de poder donde toda clase de conductas criminales incluyendo motines, drogas, asesinatos y violaciones eran instigados. Los motines comezaban en este punto álgido de maldad y se dispersaban por todo el sistema provincial de cárceles dejando así muchos muertos en su despertar. Sacrificio de animales y ritos satánicos eran prácticas comunes en la cárcel. De esta forma, ellos se sometían constantemente al dominio satánico. Los presos decían que podían ver demonios en la aparición de enanos, subiendo y bajando por las escaleras. Numerosos testimonios cuentan la abrumadora presencia del diablo gobernando en la cárcel. Los presos reconocían que Olmos era el líder de las cárceles de la provincia de Buenos Aires. EL cuarto piso controlaba espiritualmente a todo el sistema presidiario de la provincia. Motines, asesinatos y violaciones eran abundantes en la cárcel. El caos espiritual estaba en todas partes.
El reino de Dios está avanzando a través del dinámico ministerio de la Iglesia “Cristo la única esperanza”. El mismo impacto esta siendo producido en otras cárceles como corrientes de avivamiento. La sociedad siente al fin una inmensurable influencia positiva que reforma a través del avivamiento sus elementos criminales. Este es el impacto del avivamiento.

LA IGLESIA OBTIENE FAVOR DE LOS INCREDULOS:

La iglesia también gana a los inconversos a través de una demostración práctica de amor como es el cuidado de sus compañeros, miembros de la Iglesia, como también a los no creyentes de la cárcel. Acerca de 800 o 1000 presos asisten a los servicios masivos de la Iglesia en la Capilla de la cárcel. Los pastores presidiarios tienen libre acceso a la cárcel para impartir sus ministerios gracias al favor que han ganado de las autoridades de la cárcel. Los empleados del sistema presidiario han mostrado una constante actitud positiva hacia la Iglesia. Este es un cambio increíble desde hace 10 años. Cuando Juan Zuccarelli dió a conocer su fé en Cristo y comenzó a trabajar en la prisión, fue insultado y despreciado. Pero muchos de los que lo despreciaron ahora son creyentes, fieles seguidores de Jesucristo. Esta nueva actitud de aceptación es un gran cambio nacional que comenzó en 1984. Pero en toda la Argentina no hay otro lugar que haya sentido el impacto del avivamiento de una forma tan poderosa como en la cárcel del Olmos.

Desde que la Iglesia se estableció en la prisión la violencia ha disminuido dramáticamente. Olmos es ahora un “no seguidor” de la rebelión y líder del avivamiento.
Conocí al Señor en 1976 y en el año 1983, ya casado con Mary, sentimos el llamado a las cárceles. En ese año se había producido un motín muy fuerte en Olmos donde murieron varios internos. Cuando llegué a la Unidad 1 de Olmos, la cárcel mas grande de Argentina, no me dejaron entrar. La única forma para poder entrar era como guardia cárcel y así lo hice.
Los primeros tiempos fueron muy duros, de 3000 internos solo 4 eran cristianos.
En 1985, consagramos al primer pastor de la Unidad 1 de Olmos llamado Antonio Arcadio García nacido en la ciudad de Berisso; al irse en libertad tomo su lugar Chiquito Delgado y luego siguieron muchos más; hicimos la primer campaña evangélica en Olmos, donde predicó el pastor José Luis Tessi, que actualmente está pastoreando en la ciudad de Tandil. Bajaron alrededor de 300 internos de los cuales 100 aceptaron al Señor. Más tarde tuvimos la oportunidad de tener el primer pabellón para cristianos exclusivamente; eran 24 internos. Luego el segundo y así hasta llegar a los 1.500 internos en Olmos (Unidad 1).
Más tarde el jefe de la unidad Neuropsiquiátrica de Melchor Romero, me pidió que realicemos allí lo mismo que en Olmos. En ese momento el Pastor interno de Olmos era Ramón Avalos. El había llegado a Olmos con esquizofrenia, fuga mental, 37 delitos, era analfabeto, había sido Pai umbanda y era un hombre muy agresivo que tomaba diecinueve psicofármacos al día. Dios hizo un milagro sanándolo, salvándolo y restaurando su vida; nosotros comenzamos a enseñarle a leer y escribir, y fue el Pastor de 1.500 internos. En una oprtunidad lo llame a Ramón y le dije “te vamos a mandar como el primer misionero intercarcelario”, y lo trasladamos a la Unidad Nº 10 de Melchor Romero, para comenzar una Iglesia. Dios comenzó a hacer milagros, sanando, liberando y bautizando a muchos. Entendí que podíamos formar iglesias dentro de otras cárceles fuera de Olmos, así que comenzamos a mandar internos como misioneros y esto dió un resultado extraordinario. Al poco tiempo se comenzaron a construir cárceles y los directores me pedían hermanos de Olmos para comenzar bien la obra desde su inicio; así fue que llegamos a tener pabellones cristianos en todas las cárceles de la Provincia de Buenos Aires.
Yo creí que esta era la visión que Dios nos había dado: formar Iglesias dentro de las cárceles, con sus pastores y líderes internos; pero la visión es como una montaña, cuando llegamos a la cima Dios nos muestra que hay una más alta y podemos hacer dos cosas: quedarnos a descansar en la cima o conquistar la próxima. Así que el gobierno de la Provincia me llamó haciéndome la propuesta de tener una cárcel totalmente cristiana. Yo le dije que podíamos hacerlo y me dieron una vieja cárcel para ciento diez internos. Nombramos a Daniel Tejeda como Director cristiano, y comenzamos.
Fue tan bueno el trabajo que nos dieron una cárcel más grande para 300 internos. Teníamos un problema, la cárcel no tenía nombre oficial así que el gobierno me preguntó como se llamaba la Iglesia de Olmos, yo dije: “Cristo la Única Esperanza”, y ellos dijeron que ese nombre les gustaba, y oficialmente en la actualidad ese es el nombre de la Cárcel (de la Unidad 25 de Olmos).
De allí está saliendo un modelo para nuestras provincias de Santa Fé, Misiones y para muchas ciudades del mundo, porque creemos que para Dios todo es posible; El tiene poder para cambiar y transformar a los peores delincuentes de nuestro país. En la actualidad hay 8.000 internos evangélicos en las cárceles de la Provincia de Buenos Aires y han pasado más de 30.000 por nuestro Ministerio.
También tenemos una granja de rehabilitación de 96 Hectáreas, en Magdalena, donde albergamos y enseñamos diferentes oficios a ex-internos para que su posterior reinserción en la sociedad sea favorable.

Rev. Juan R. Zuccarelli
ENVIA TUS COMENTARIOS
NOS INTERESA TU OPINION
ministeriocarcelariou25@gmail.com
ATTE
MINISTERIO CARCELARIO
CRISTO LA UNICA ESPERANZA